Las cualidades de los equipos: como salir del gran atolladero


Es la hora de la verdad y siempre en la historia de la Humanidad las grandes gestas sido posibles gracias a las cualidades más intrínsecas de sus hombres y mujeres. Seguir enfocándonos en las competencias de los equipos no nos va a llevar a ninguna parte. Es demasiado complicado y tarde para ello.


Sobre todo en España se nos viene un tiempo muy duro y difícil de al menos 2 años,  según los más entendidos (y sin intereses políticos).   Esta pandemia nos ha cogido con el pie cambiado como país, como sociedad y como economía. Un momento en que como  país ha primado la falta de unidad y a nivel social y económico hemos ganado la vergonzosa “medalla” de la desigualdad. Para completar el cuadro hemos sido testimonios de que el liderazgo político de nuestro país ha salido  retratado como de los últimos del mundo en la gestión del Covid19. Muchísimas personas todavía no dan crédito a que Grecia y Portugal nos hayan literalmente “pasado la mano por la cara” con una gestión brillante.

Confiemos en que las menos posibles empresas españolas vayan a ser rebasadas por ”competidores tradicionales” o “nuevos competidores” como lo han hecho Greccia y Portugal con nuestro país. Pero confiar en este tipo de asuntos nunca ha sido una buena idea. Hay hacer cosas diferentes para empezar a obtener resultados diferenciales.

¿CÓMO?

En temas de liderazgo y de  inversión en formación de equipos, trabajar siguiendo en forma de”“z”los 4  cuadrantes, incluyendo los 2 internos de las personas y de los equipos y especialmente sus cualidades/ fortalezas y valores,  nos permite alinear con éxito los valores y la cultura de la empresa con las competencias  y con las políticas y procedimientos

Lo cual es  requisito para que las personas y equipos nos adaptemos mejor, seamos más flexibles,  nos sintamos  mejor en la incertidumbre, mejoremos sustancialmente el compromiso, la   autenticidad y los éxitos de la empresa en tiempos difíciles.

Y no requiere necesariamente de mucho tiempo, pueden empezarse a ver  resultados a corto plazo. Es cuestión de agregar otras metodologías distintas, otros enfoques.

Es urgente abordar estas dimensiones  para lograr una mejora importante y sostenible porque solo así seremos capaces de  interiorizar los aprendizajes cuando aumenta la complejidad exponencialmente. Si no están dentro nuestro, es como si no estuvieran.

En tiempos difíciles es más importante poner el desarrollo de las cualidades/fortalezas del equipo por delante de las competencias y los procedimientos.

Durante años se han extendido por todas partes y ha habido una vorágine acerca de las evaluaciones de las competencias y es hora de ponerlas en su justo lugar. Las competencias  son  un repertorio de comportamientos que están causalmente relacionados con una buena o excelente ejecución de un trabajo concreto en una organización concreta. Estos comportamientos son el resultado del funcionamiento integrado de un conjunto de conocimientos, de tipo conceptual, de procedimientos o de técnicas, de habilidades, actitudes y rasgos de nuestra personalidad.
Son pues estáticas, si el contexto, empresa o entorno cambia rápidamente, hay que revaluarlas, ya no son válidas.

Ahondar en las cualidades intrínsecas de las  personas y los equipos como son el ser agradecidos, el reconocer a los demás, el ser coherentes, amables, agradecidos, tener una gran visión, tener coraje….todo esto son las cosas que van a hacer la gran diferencia entre unos equipos y otros en tiempos difíciles.

Estas cualidades/fortalezas pueden trabajarse, y si las tienen los equipos  van a aumentar el compromiso y la adaptabilidad a entornos muy difíciles a muy corto, corto y medio plazo. Es cuestión de medirlas y trabajarlas con metodología.

¿POR QUÉ?

Cuando las cosas cambian, cuando hay muchas personas y empresas que intentan hacer lo mismo, cuando hay dificultades, lo que nos da energía, valentía, coraje, resistencia, vigor y hacen que nos salgan  bien las cosas en situaciones concretas de la vida, son las cualidades más personales, nuestras fortalezas más intrínsecas.
Una fortaleza es la capacidad de ofrecer un desempeño casi perfecto de manera continua en una actividad específica y por tanto me hacen sobresalir, ser mejor que los demás en esas situaciones, circunstancias o entornos.
Una cualidad personal o fortaleza se puede definir como un rasgo personal, una característica psicológica que se presenta en situaciones distintas y a lo largo del tiempo.
Las fortalezas son rasgos morales (son un valor + una capacidad ) y pueden entrenarse y mejorarse con voluntad.

Tienen que ver más con nuestra esencia, cómo somos, son como nuestro sello personal. Y por supuesto aplican tanto a personas individualmente como a equipos y empresas.

 Martin Seligman, fundador de la Psicología Positiva, ya nos habló hace años de ellas, pero han caído en caído en desuso. Hoy en día está en boga hablar de marca personal, de construirnos una marca personal a través de las redes etc. Y es cierto tanto para personas y empresas, pero sin olvidar que la manera de realmente diferenciarnos en un mundo tecnológico es mediante más humanidad. El sello personal del que hablamos tienen que ver más con cualidades personales y de conectar con nuestro corazón y aprender a sentir cómo somos realmente. Así como no hay seres humanos con el mismo ADN, ni con los mismos latidos de corazón, ni con las mismas huellas dactilares, tampoco los hay con la misma combinación de fortalezas, talentos y habilidades.

Para hacerlo más fácil pongamos un par de ejemplos personales, uno de una estrella mediática y otro más del día a día:

Por ejemplo, LEO MESSI:
Talentos y habilidades y conocimientos: don del balón, habilidad para lazar faltas, habilidad para el regate, aprendizaje en la escuela La Masía y muchísima práctica y más práctica.
Actitud: comprometido y perseverante
Fortalezas: persistencia, vitalidad, esperanza, humildad, deseo de aprender.
Otro jugador con los mismos talentos y habilidades y conocimientos sería un jugador fuera de serie, pero no sería Leo Messi.

Otro ejemplo : una vendedora estrella
Saber preguntar bien es su habilidad.
Conocer bien lo que vende es su conocimiento.
Practicar mucho haciendo ventas es su inversión en tiempo.
La tendencia innata a empujar a un cliente a comprometerse en el momento justo y de la manera adecuada es su talento.
Hasta aquí, pueden haber miles de estos buenísimos vendedoras/es
A base de ir haciéndolo bien irá logrando desafíos y éxitos, y se le da mejor y mejor !!
Y ya de forma NATURAL irá utilizando más y más sus fortalezas, venderá siendo más ella/él.
En el caso de nuestro/a vendedor/a las fortalezas pueden ser por ejemplo la creatividad, la humildad y el civismo y este es el sello personal de este vendedor/a

¿POTENCIAMOS LAS CUALIDADES DE NUESTROS EQUIPOS?

VAN A SER NUESTRO MOTOR PARA SORTEAR POST COVID 19.

AHORA SE DAN LAS CONDICIONES DE  URGENCIA PARA PRESTAR ATENCIÓN A ESTE ASUNTO.

¡EMPIEZA EL CAMBIO AHORA MISMO!

CONTACTA CON NOSOTROS
Y TE AYUDAREMOS

MÁS NOTICIAS

Deja un comentario